miércoles, 27 de febrero de 2008

Experiencia de mi primer abrazo gratis


Paula estaba en el Paseo Ahumada con su cartel repartiendo abrazos a los que necesitaran o se atrevían, yo desde lejos fotografié esta actividad tan poco común en el centro, después de las fotos me acerqué a preguntarle, su nombre y el por qué lo hacía. Me contó lo del video de Juan Mann, de Australia y al preguntarle que sentía ella al abrazar a la gente, ella me pasó el cartel, sostuvo mi bolso fotográfico, la cámara y dijo, párate ahí y levanta el cartel, sonríe y verás que se siente. Me paré, algo nervioso con el cartel sobre la cabeza, mirando a la gente que pasaba, algo avergonzado, el tiempo parecía eterno, no creo que alguien se me acérque pensaba, hasta que una señora se puso enfrente de mi y me abrazó y luego otras y otra, después de un rato, devolví el cartel, le di las gracias, no pregunté nada más y me fui. Fue un momento hermoso, quizás de los más hermosos que he tenido en la vida, en Santiago, Sábado 3 de Marzo de 2007. **AGENCIA CINCO/JESUS INOSTROZA**
Para ver las fotos haz click

PD: Los invitamos a postear sus primeras esperiencias abrazadoras!! :) :D

4 comentarios:

Dan dijo...

Eso lo escribí poco días después de haber ido por primera vez a dar abrazos gratis.

Aquí lo dejo:



El sábado anterior fui a dar abrazos (15 de diciembre). Preparé mi cartelito, tomé el metro, y llegué a Ahumada con Huérfanos. Pero aparecí allí un poco más temprano que el grupo que suele dar abrazos.

Nunca había ido. Y más encima, llegué solo.

Le pregunté a unos carabineros si habían visto gente en esa esquina.
Con letreros notorios que dijeran "abrazos gratis".
Me dijeron que no. Y me preguntaron qué onda. Luego uno me dijo.
- Yo he escuchado que debemos dar como mínimo 5 abrazos al día.

Ese día habré dado más de 50.
Incluso a los dos carabineros.

La cosa es que me armé de valor.
No sabía cómo reaccionaría la gente.
Pero ya estaba allí.
Me puse al medio del cruce de Huérfanos con Ahumada.
Y levanté mi cartel.

La gente comenzó a pasar por mi lado.
Los que leían el cartel ponían caras raras.
De "qué significará eso?".
Otros sonreían.
Y algunos me miraban.
Pero pocos se acercaban.

Habrá pasado un par de minutos.
De pronto una señora se detiene.
Me queda mirando.
Y abre los brazos.

=)

Así, de a poco, personas se fueron acercando.
Muchas señoras.
Algunas muy felices y graciosas:
"Cómo voy a rechazar un abrazo de un chico tan guapo como usted?"

Y un montón de niños!
Eso fue lo mejor.
Vi a algunos que se detenían.
A pesar de que iban de la mano con sus papás.
Y cuando los papás les daban permiso.
Corrían a dar un enorme abrazo.
Con sus caritas sonrientes e iluminadas.

También recibí abrazos de jóvenes, de caballeros.
Fue muy variado, lleno de riqueza.

Entre todo esto, de repente me da un abrazo una chica.
Que luego me pregunta si conozco a alguien.
(No recuerdo quién era... era su tío y su padre, creo...)
(Tampoco recuerdo su nombre... =S)
En esto me cuenta que ella viene con el grupo de gente de los abrazos.
Y comienzo a ver por todos lados que se levantan letreros.
"Abrazos gratis, free hugs". Cada uno con su propio estilo.

Habremos sido unas 8 personas con letreros en esa esquina...?

En esos momentos ya me sentí pleno.
Viendo abrazos por todos lados.
Mil abrazos.
De todo tipo.

Pero los mejores eran los fuertes, grandes y apretados.
Que venían junto a un:
"Justo ahora necesitaba un abrazo"



Y ahora, cada día de abrazos es mejor...

TamiiDepp dijo...

Por la miechica se me borró todo.. aqui voy denuevo.

La primera vez que fuí a dar abrazos tenía mucho nervios, o más que nervios, verguenza. Tenía verguenza de levantar el cartelito o de que nadie se me acercara. Al principio no me atrevía a sacarlo de la bolsa pero después que lo saqué no lo podía esconder asi que lo levanté nomás a ver que pasaba. Derrepente se me acercó la primera persona, una señora, y más encima viene tan felíz que me planta un abrazo jajaja.. fué muy lindo. De ahí no paré hasta que me di cuenta de que con la Jenni eramos las únicas que estabamos con los carteles arriba.. si no me dicen sigo de largo xD

De ahí en adelante todo fué diferente... cada sabado era mejor... con más experiencias, con más percances ( que nunca faltan) y con muchas cosas entretenidas tbn. el tema es que, con el tiempo uno aprende a retener lo bueno y deshechar las cosas malas.

Si me preguntan que abrazos prefiero? digo que los de los niños ^^.. simplemente porque son diferentes.. se acercan sin preguntar porque estamos ahí o sin poner caras raras.. sólo se acercan y te abrazan de una manera diferente: sencilla y pura.. siempre con buenas intenciones :)

Como conlusión ( jaja = que en los informes) puedo decir que esto es como una adicción: una vez que empiesas ya no puedes parar... yo quedé encantada con este tema y por eso cada vez que puedo voy.. creo que hasta ahora sólo he faltado una vez.. y por mensa jaja.

Eso sería.. ojalá otros puedan compartir tbn lo que sienten con esto.

^^

Atte Tami.

Tía Nicole dijo...

Debo reconocer que estaba un poco nerviosa con el asunto...
Lo que más temía es que nadie se me acercara o me dijiera pesadeses. Me invitó un amigo..recuerdo que eramos varios los que ese sabádo experiemntamos nuestra primera mañana abracística...así qeu nos juntamos en el Metro..estaba toda nerviasa..lo vuelvo a reiterar..tenía curiosidad y muchas ganas tb!..
Le pregunté a las personas que cómo lo hacían?.Si acaso tenía alguna técnia o decían algo en particular. Y no me supieron decir mucho...hasta que llegamos al lugar (huérfanos con ahumada)..y uno de los niños que ya había ido..levanto su cartel de improvisto y sin verguenza...Con mis amigas nos largamos a reír..era gracioso y entretenido..Así que en ese mismo momento me armé de valor mieshica y levanté con orgullo mi cartel que con tanto amor había preparado.

Y todo fue genial...
fue una mañana mágica...sí!..creo que esa es la mejor palabra con la que se puede definir ese día.
La gente que pasaba no entendía mucho..comenzaba a inquietarme..hasta que por fin llegó una señora y me dijo: Yo quiero un abrazo pue!..me abrió los abrazos y fue ella la que me dio la sorpresa de tan maravillosa experiencia. Desde entonces cada abrazo es aún más mágico. Sí, también es cierto que no todo es tan lindo..pero todo lo magico de tan labor, sobrepasa cualquier mal rato..Incluso algún robo por allí (snif).

Cada abrazo es mejor...
los de los señores que fuerte golpean tu espalda como si fuera su compadre...las señoras que te dan un beso antes del abrazo y que mil veces me han dicho.."eres tan tierna como mi hija"..y los Niños!..ahhh..pero que lindura es abrazar a los niños..eso es lo mejor...

Muchas bendiciones..
espero les guste mi primer abrazo =P
Y espero que los que sigan del primero..sean tan mágicos como el primero..

Dani_Pe dijo...

Pienso que todo se dio para que pudiese comenzar tan buena campaña cuando terminaba todo un año un poco estresante. 22 de diciembre, no hubo mejor ocasión que esa para hacer un alto en el ritmo desenfrenado de Navidad y estar ahí, en esa nueva esquina de la vida para compartir un abrazo en vísperas de esta fecha. Pero hay un antes, un durante y un después de mi primer día de campaña...

Antes...
Mis ganas no evitaron que le contara a las personas más cercanas de mis compañeros profes del colegio el día viernes y del proyecto.

Una profe de la u me ponía en situación... "Y si llega un asaltante y loa brazas y te pide que le des todo, qué harías?"... Respondería: "Sólo traigo este abrazo"

Esa noche se me hizo larga mientras hacía mi letrero...

Durante...

Metro a Plaza de Armas, bajo el brazo un cartel que, tímido dentro de la bolsa, quería gritarle a todos su intención... "Pero como no lo leen a través de lo que trasluce la bolsa"

Subiendo por salida a Ahumada el tiempo se detenía en una brillante mañana del iniciado verano.

Ya en esa esquina de la vida sin pensarlo mucho, sin establecer discurso comenzaron a llegar las personas con sus sonrisas al leer el cartel... a veces pienso que cuando miran hacia arriba, hacia el cartel, es como que miran el cielo de los abrazos, luego bajan su mirada y solo me animaba a mirar con cara de quiere uno, se lo doy...

No pasaron ni mis primeras 10 y ya había perdido la cuenta, no habían pasado ni 20 y ya había olvidado el primer abrazo...

Pero el único que perdura es el del papá de Luchito mi ahijado, carabinero de la 1ra comisaría, de turno en un stand, donde Dan ya ha hecho algún comentario, stand que estaba por temporada de compras.

Inevitable olvidar a las parejas donde las niñas independientes soltaban a sus pololos para ir por un abrazo, o aquellas que sus pololos le decían "anda a abrazarlo"... o lo mejor, muchos niños por la temporada, que cuando preguntaban que dice el cartel, se disponían mejor que abrazar al mismo viejito pascuero...

Después...

Invitación a la celebración de Navidad de los abrazadores que llevaban más tiempo... nos invitaron a una convivencia donde se intercambiaron un lindo y personalizado regalo que pudimos ver...

Rumear los abrazos es la mejor parte de esto... de compartir tal o cuál experiencia, pero siempre guardando un poco de privacidad del íntimo encuentro de abrazos...
Y concluyendo que por una sola persona que necesitó un abrazo y lo pude dar, ya me sentía abrazado por la vida...




^^)